3 de diciembre de 2018

Reseña #21: Una habitación propia - Virginia Woolf

Autora: Virginia Woolf
Título: Una habitación propia
Título original: A room of one's own
Traducción: Laura Pujol
Año de publicación: 1929
Número de páginas: 151
Género: Ensayo, Feminismo
Editorial: Greenbooks
ISBN: 978-84-206-7172-7
Puntuación
En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿Qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, "Una habitación propia". Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hace que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no haya perdido ni un ápice de actualidad. Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afiliado, irónico e incisivo. Virginia Woolf  narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones.Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria.

Una habitación propia presenta a las mujeres y la novela. Parece algo simple de abordar, pero realmente no lo es, porque tras la figura femenina en la literatura existe un gran prejuicio hacia lo que escriben, y una evidente presión personal (y social) que disemina una enraizada exasperación por la aprensión instaurada.

Desde siempre se nos ha hablado de grandes pensadores, científicos, artistas y todos masculinos. Es entonces cuando nos preguntamos ¿Y las mujeres donde están? Es de esta forma en que Virginia responde a esa interrogante exponiendo que las mujeres no lograban lo que los hombres por el simple hecho de que no se les permitía y les restringían cualquier acceso intelectual.
Así mismo ella nos menciona bastantes estudios realizados por algunos autores en que justificaban esta falta de escena femenina por el supuesto hecho de que eran inferiores a los hombres, ya sea por no tener la capacidad intelectual, física o mental necesaria. Virginia desvirtuaba, a su vez, estos tétricos planteamientos que bordeaban una grave misoginia latente y en varias ocasiones los refutaba con una ironía impecable.
Y es que simplemente las mujeres no estaban en la "escena" porque no se les permitía estar. Las mujeres no podían ir a la escuela, universidad, muchas ni siquiera se les enseñaba a leer o escribir, además también las mujeres eran pobres aun cuando muchas veces pertenecían a familias adineradas porque todos les pertenecía al hombre que se hacía cargo de ellas dejándolas en una desventaja y miseria enorme, al ser dueñas de nada, nada tenían en que sostenerse para tener su habitación propia, disfrutar de su tiempo libre (si es que lo tenían) y lograr extraer toda esa aptitud dormida, porque según Virginia, para que una mujer pueda escribir necesita de una habitación propia en que nadie perturbe su concentración,  condicione su capacidad ni prohíba la expansión de su sabiduría.

No soy de leer muchos ensayos o textos estructurados como pasatiempo porque en mis estudios y profesión debo leer demasiados de esas características y quedo saturada. Pero mayor fue mi sorpresa cuando en mi mente se iban figurando las escenas que relata la autora, los personajes que plasma y sobre todo, el hecho de aprender y conocer tantas autoras nuevas y tantos cuestionamientos necesarios. A pesar de ser un ensayo corto, era bastante difícil de avanzar a mi parecer, no por la escritura en si, porque el lenguaje era simple, sino por el tema propiamente tal y la forma en que era abordado. Pero a pesar de ello es un texto enriquecedor. 

Hoy en día las mujeres tenemos la libertad para escribir, no importa lo que escribas, el tema que abordes y la forma en que lo hagas, lo importante es hacerlo porque quieres hacerlo y porque ahora tienes la oportunidad para ello. 

Una habitación propia es un libro que inspira, educa, plantea, responde. Es un ensayo muy importante y enriquecedor no solo para quienes quieren conocer más sobre el feminismo también para aprender de los cimientos, de sus bases. 



4 comentarios:

  1. Muchas veces he leído que este libro es imprescindible y lo tengo en pendientes desde hace mucho. Tu reseña ha hecho que el libro suba posiciones en pendientes, así que espero no tardar mucho en darle la oportunidad. ¡Muchas gracias por tu reseña!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    ResponderEliminar
  2. Hola me a gustado la reseña, a mediados del año leí este libro y me encanto. Y lo mas triste es que muchas de las cosas que plantea Virginia Woolf aun están ocurriendo. Sin duda este libro es uno de mis favoritos del año. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola! me quedo con tu reseña porque yo con el libro no pude, es verdad que no usa lenguaje conmplejo pero su manera de narrar se me hizo si compleja, algo desordenada, y no terminaba de comprender a donde iba o qué quería decir. Intenté con este y con otro de sus ensayos y simplemente no lograba llegar a sus mensajes.
    Me encanta como describiste el mensaje original, y me alegro de leerlo porque en si me gusta mucho que transmita eso, aunque yo no pude con el texto.
    Besos desde El Refugio del Dragón de Tierra!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Hace muchísimo tiempo que tengo este libro en mi ebook pero aún no sé por qué nunca me animo a leerlo. He visto muchos comentarios que, como tú, coinciden en que es un texto difícil de leer por el modo en que lo cuenta todo.
    Me has picado la curiosidad así que intentaré leerlo próximamente.
    Saludos

    ResponderEliminar